30 historias de dragones

Cada noche, una historia, si ya lo dice la misma portada del libro del que hoy hablamos. Con “30 historias de dragones” tendremos un mes completo de aventuras protagonizadas por todo tipo de seres alados y escupe-fuego.

Criaturas tan simpáticas que, en la primera historia (llamada “La salsa Pum Patapum”) nos encontramos con una que se quiere comer a un caballero. Uy, vaya. Pero tranquilidad, Gastón, como podéis ver aquí arriba no es el típico y fiero dragón, el quiere ser cocinero. Bueno, quiere ser asador de caballeros, vale, pero (en esta os voy a spoilear) gracias al ingenio de Armando, el sufrido caballero, que le insta a cocinarle con su famosa salsa “Pum Patapum”, la cosa acaba con explosiones y fuegos artificiales, lo que en seguida se convertirá en el nuevo sueño de Gastón y el cual llevará a cabo con su nuevo mejor amigo Armando.

30 HISTORIAS

Historias de amistad, como veis, de superar miedos o “simples” aventuras de las que disfrutarán tanto los pequeños como nosotros mismos leyéndoselas.

Encontramos historias originales (como la que hemos explicado arriba) y adaptaciones de otras obras, como “Una orquesta muy peculiar”, adaptación de “Los músicos de bremen” de los hermanos Grimm (y que a todos nos hará recordar a Los Trotamúsicos), “Ricitos de oro y los tres dragones” o incluso adaptaciones de cuentos japoneses como “Benten y el dragón de Enoshima”

El libro en sí es precioso. Un formato grande en el que en una página está el texto, con letras grandes para los que ya empiezan a leer por sí solos, y una ilustración que llena toda la otra página y hace que se nos vayan los ojos con su colorido.

Entre mis favoritas está “Antepasados dinosaurios”. Ya he contado más de una vez lo de los “por qués” de Laura y cómo decidimos en su día contestarle absolutamente a todo (especial mención siempre a cuando le tuve que explicar quien es “Sandokan”, un personaje público y político de Córdoba) y ayudar en su búsqueda de sabiduría con libros sobre historia del mundo. Pues bien, Arturo es el dragón más curioso del pueblo y pregunta por sus antepasados, lo que lleva a su madre a explicarle primero quienes eran y a desistir ante tanta pregunta y cortar por lo sano de la mejor manera: ¡se van al museo!

Como veis, hay historias para todos los gustos. Desde cuentos sin más ánimo que el de divertirnos a historias que les ayudarán (a los niños) a entenderse mejor a ellos mismos.

Espero que hayáis sido buenos y que el dragón de la Navidad os traiga el libro.

30 historias de dragones
¿Te ha gustado el artículo?

DEJA UNA RESPUESTA

¡Comenta!
Por favor, introduce tu nombre aquí