Cuando nace un monstruo

Hace unos días nos llegaba de parte de los amigos de Boolino un nuevo cuento, “Cuando nace un monstruo“.

¿Por qué me interesaba tanto tener este cuento y no otro? Pues por una simple razón, el problema de Laura con los monstruos.

Ha pasado una etapa, vete a saber por qué, algo regular, con pesadillas y sueños sobre monstruos. Como muchos otros niños, supongo.

¿Y creo que es bueno encima leerle más sobre el tema? Bueno, Laura es un pelín especial. Un día andábamos por la librería de cierto centro comercial cuando le dijimos que buscara un libro que le gustara.

Una guía sobre monstruos.

Toma ya. Cientos de cuentos bonitos y ella coge una enciclopedia monstruosa. Sí, sabe que si tiene que enfrentarse a ellos lo mejor es conocer al enemigo.

Así que, aunque nosotros tenemos un poco de reparo en hacerlo, seguimos leyéndole algunos de sus cuentos de monstruos, en los que de todas formas, estos acaban siendo buenos.

¿Y qué tiene de especial “Cuando nace un monstruo“? Pues que no sólo no pasas miedo, si no que te ríes, y bastante. Aunque también tiene una parte mala, que la veremos dentro de un rato.

Mons3

Cuando nace un monstruo, pueden pasar dos cosas: que viva en los bosques lejanos, o que viva debajo de tu cama.

Si vive en los bosques lejanos, entonces ya está, pero si vive debajo de tu cama, pueden pasar dos cosas…

Ese es el sistema del cuento. Nos da opciones y se van resolviendo, llevándonos de viaje acompañando a nuestro monstruo, que pasa por el equipo de baloncesto del cole (porque como nos hemos hecho amigo suyo, nos lo hemos llevado), e incluso llega a enamorarse.

Mons1
Todo eso, como nos dice la contraportada, con mucha risa y con unos dibujos la mar de majos. Vamos, no me digáis que el monstruo de aquí arriba no tiene cara de simpático.

Además es un cuento de tapa dura, que os parecerá una chorrada pero me hizo mucha ilusión.

Mons2

Anécdota: Hay un momento en el que el monstruo se come al director del colegio, al segundo de leérselo Laura me dijo “o directora”. Lo primero que pensé fue un, mira que bien, ha pillado lo de la igualdad.

Bueno, la verdad es que me lo tuvo que explicar a la tercera vez de leérselo. Cuando me dijo “o la directora”, esta vez siguió y me dijo “¿ves que lleva vestido y tacones?”. Me dejó sin palabras. No, yo ni me había dado cuenta. Y ya no sólo eso, es que ella lo vio la primera vez nada más pasar página.

¿Necesitáis más pruebas de que leer cuentos es algo MUY BUENO? Menuda agudeza visual (y pequeña errata de la traducción aunque nos ha venido muy bien).

Decía que el libro tiene algo malo. A ver, nosotros leemos justo antes de dormir y veréis, el cuento acaba igual que empieza. ¿Cómo? Pues como lo cuento, es decir, acaba contando que cuando nace un monstruo pueden pasar dos cosas, que sea un monstruo de los bosques, o que sea un monstruo que vive bajo tu cama. ¿Y que problema hay? Pues que es cíclico. Cómo te pillen con la guardia baja te llevarán a las primeras páginas y te dirán “y si es un monstruo que vive bajo tu cama…”, y podrás pasarte 2 horas leyendo el cuento sin parar.

Visita su ficha en Boolino:

CUANDO NACE UN MONSTRUO

Cuando nace un monstruo
¿Te ha gustado el artículo?

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

¡Comenta!
Por favor, introduce tu nombre aquí