El diablo negro – HABA

No es que tengamos miedo de “El diablo negro“, pero nadie quiere quedarse con él ¿descubres con nosotros por qué en este juego de HABA?

El diablo negro lata

UN VISTAZO POR ENCIMA

El diablo negro es un juego de cartas clásico en el que deberemos ir deshaciéndonos de nuestra mano formando parejas. Pero donde lo importante, más que ganar, es no perder. Porque si pierdes… ay, si pierdes.

  • ¿Quién? A partir de los 4 años
  • ¿Cuantos? De 2 a 6 jugadores
  • ¿Durante? 5 – 10 minutos

COMPONENTES

  • 33 cartas
  • 1 lápiz de maquillaje

En las 33 cartas se incluyen 32 con las que formar pareja y una con el temido diablo negro. Cuentan con unas ilustraciones muy divertidas.

Además, la caja es una lata, con lo que nos enamoran las latas en esta casa.

CÓMO SE JUEGA

PREPARACIÓN

Repartimos todas las cartas entre los jugadores. Miramos nuestra mano y lo primero es intentar no poner mala cara si vemos que contamos con el diablo negro, para que los demás jugadores no lo sepan. Tras disimular, observamos el resto de cartas donde, además del dibujo central, en las esquinas de las cartas aparece un símbolo para facilitarnos el encontrar las parejas. Si tenemos alguna (pareja) la descartamos. Elegimos el jugador inicial y comenzamos.

DESARROLLO

En el sentido de las agujas del reloj, el jugador inicial le roba una carta al siguiente y la examina en secreto.

El diablo negro
El temido diablo negro
  • Si tienes la pareja de la carta que acabas de robar, ¡genial! te descartas de la pareja y la dejas delante tuya. Será entonces turno del siguiente jugador.
  • Si no la tienes, no pasa nada, te la guardas en la mano y el turno pasa al siguiente jugador.
  • ¿Has robado la carta del diablo negro? DISIMULA, el jugador al que se la has robado lo sabrá, pero nadie más, así que haz como si nada, déjala entre el resto de cartas de tu mano y ya llegará el momento de intentar colársela a otro jugador.

A continuación, vamos repitiendo el proceso. Si un jugador se queda sin cartas, se le salta y le robamos cartas al siguiente compañero.

FIN DEL JUEGO

Continuamos por turnos robando cartas hasta que ya sólo quede un jugador con una carta, que será la de el diablo negro y ¡habrá perdido!

Es hora de coger el lápiz de maquillaje y tiznarle la nariz.

Una vez que el diablo negro le ha pintado la nariz al perdedor, contamos las parejas que hemos formado cada uno y el que más tenga será el ganador. En caso de empate, habrá varios ganadores.

EL DIABLO NEGRO A 2 JUGADORES

Aunque se puede jugar, está claro que a dos jugadores el juego pierde algo de gracia, pues siempre se sabrá quien tiene la carta de el diablo negro y el reto será intentar convencer al otro de que te la robe, colocándola en posiciones estratégicas, levantándola un poco para que destaque o todo lo contrario. Tendrás que apañartelas para no ser quien se quede con la carta.

Así que, aunque nosotros lo jugamos bastante porque, a quien vamos a engañar, lo más divertido no es el juego si no pintorrajearse la cara, gracias a Belén, una usuaria de “El pequeño rincón de los juegos de mesa“, hemos descubierto otra forma de jugar entre nosotros.

Es tan fácil como dejar el mazo bocabajo e ir robando cartas por turnos. El que consiga menos parejas al final tendrá que dejar que el otro le pinte la nariz.

Y bueno, ya os imagináis lo que suele pasar…

https://twitter.com/Tdenaranja/status/944883885426597889

PENSAMIENTOS FINALES

El diablo negro es un juego muy resultón, de esos que te puedes llevar a todas partes ya que no necesita despliegue en mesa y ocupa poco.

Además, jugando con niños, todo lo que sea tener que pintarse la cara es un éxito.

El diablo negro – HABA
5 (100%) 2 votes

DEJA UNA RESPUESTA

¡Comenta!
Por favor, introduce tu nombre aquí