El libro sin dibujos

Este de la foto con cara rara es B. J. Novak. Pero podría ser cualquiera que tuviera este libro en las manos, porque sí, en cuanto tengas el libro empezarás a poner caras raras mientras dices cosas sin sentido en voz alta.

Novak es actor, pero también guionista de, por ejemplo, The Office. Si sabéis cual es la serie ya os podéis hacer una idea de su estado mental.

Yo soy superfan, principalmente, por su papel en “Saving Mr. Banks” (“Al encuentro de Mr. Banks”, tela con los títulos en español de las películas), esa maravillosa película sobre cómo Disney se hizo con los derechos de Mary Poppins. En ella Novak interpreta a uno de los dos hermanos que llevaron a cabo la película.

Pero volvamos al libro que ha escrito. Un libro sin dibujos. NI UNO. ¿Un libro sin dibujos para niños? Y es más ¿un libro sin dibujos para niños QUE NO SABEN LEER?

Pues sí. Ahí está la gracia, porque como mejor funciona el libro es con niños que no saben lo que pone, ya que al leerlo ellos solos pierde toda la gracia.

Es un libro para que se lo leas tú, no antes de dormir, porque seguramente tardes 20 minutos en cortar las risas, así que busca otro momento.

Un libro sin dibujos, un aburrimiento, a no ser que, como nos dice el libro, la premisa de leer un libro es que, el que lo lee, tiene que decir absolutamente todo lo que está escrito, hasta cuando las palabras son CACHAPUM o PATATAPIIIIIIN.

O si tienes que decir que eres un mono peludo que aprendió a leer sólo.

Un libro lleno de desvaríos, incluso canciones (sí, tienes que cantar), todo para gozo y disfrute de los niños que verán como se te está yendo la cabeza y aunque en un primer momento te mirarán con desconfianza poco a poco empezaran a sonreir para acabar a carcajada limpia.

No quería escribir todavía sobre este libro, ya que mi intención es ir a clase de Laura a leerlo, pero no me he podido resistir, además de que no se cuando podré hacerlo.

Como podéis ver en la imagen también, no es un libro de texto plano, claro. Así que, como cuando se lee cualquier cuento, hay que enseñarlo, ya que está lleno de color y letras grandes y llamativas.

Un libro magnífico, que tuve que leerle a Laura tres veces seguidas el día que nos llegó y sólo me dejó parar porque había que comer.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

¡Comenta!
Por favor, introduce tu nombre aquí