El Señor Conejo y su Fábrica de Chocolate

El Sr. Conejo tiene una fábrica de huevos de chocolate. No es un spoiler, que viene en el título del cuento. Pero aunque es el señor Conejo el que tiene la fábrica de chocolate, son los pollos y las pogallinas las que hacen que funcione. Y hablando de eso, ¿alguna vez te has preguntado como se hacen los huevos de chocolate?

Cómo se hacen los huevos 1

Por suerte, el cuento de B de Blok que nos trae Boolino, nos lo explica detalladamente con unas ilustraciones y unos textos divertidísimos. Pero divertidos de reírnos a carcajadas viendo tanto pollo y tanta gallina correteando de un lado a otro y con unas ocurrencias locas.

Cómo se hacen los huevos de chocolate 2

¡¿DONDE ESTÁ DEBBIE?!

Sólo hay un problema, que aunque las gallinas sean lo más valioso de la fábrica, el que manda es el Sr. Conejo y, para él, lo más valioso es el dinero. Y no cree que gane lo suficiente. Así que empieza a presionar a sus empleados/as (lo que incluye al unicornio que se encarga del control de calidad).

Las gallinas deberán comer más chocolate para poner más huevos. Los trabajadores de la fábrica tendrán que producir ese chocolate más rápidamente para que haya suficiente, lo que hará que empiecen los fallos en la producción, llevando a la fábrica a facturar un mal producto y, sobre todo, a tener unos empleados MUY descontentos.

PERO, ¿ALGUIEN HA VISTO A DEBBIE?

Como es normal, las gallinas y los pollos se hartan y hacen lo que nosotros ya no somos capaces de hacer, luchar por sus derechos. Se plantan ante el Sr. Conejo y se niegan a seguir trabajando con esas condiciones. Las gallinas piden más ensalada y menos chocolate. Turnos decentes. Vacaciones. Y saber donde está Debbie.

El Sr. Conejo que es más listo que nadie y autosuficiente, decide que no necesita a sus trabajadores/as para nada, que él sólo puede llevar la fábrica. Bueno, en verdad primero intenta explotar al único que queda a su lado, el pobre Edgar (el unicornio). Pero este también le abandona.

EL SEÑOR CONEJO Y SU FÁBRICA DE CHOCOLATE

Así que el Sr. Conejo se propone darle sentido a lo que pone en el título y se encarga de “su” fábrica de chocolate. Un desastre. El fin del mundo. Al borde de la muerte, el Sr. Conejo se da cuenta de su error, pide perdón y es salvado por Edgar.

Trabajando junto a sus empleados, escuchándoles, la fábrica funciona. Y mejor de lo que lo hacía al principio.

El Señor Conejo y su fábrica de chocolate es un cuento muy divertido, en parte gracias a Debbie, pero del que además podemos aprender mucho. A que trabajar en equipo siempre es mejor. A no esclavizar a los que están bajo nuestro mando, a ser un líder y no un jefe. Y que tu jefe debería ser un líder y no tu dueño, a no aceptar el yugo y a luchar por nuestros derechos.

¿Y DEBBIE?

La pobre Debbie es nueva en la fábrica. Con todo el lío… bueno, ¿sabéis qué?, mejor que os hagáis con el cuento y averigüéis por vosotros mismos la razón de las carcajadas con Debbie.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

¡Comenta!
Por favor, introduce tu nombre aquí