Elige tu propia aventura en Netflix – “El Gato con Botas”

Nuestra generación, culturalmente dispersa, no se cansa nunca de referirse a los 80 y, por supuesto, una de las cosas que más disfrutamos en aquella época y que echamos de menos, son los libros de “elige tu propia aventura” o “librojuegos”.

Como no podía ser de otra forma, yo también recuerdo aquellos librojuegos con cariño, y es por eso que, ayer, al estar en el sofá junto a Laura viendo una serie de Netflix, se me pusieron los pelos de gallina y la piel de punta en el mismo momento en el que el Gato con botas nos pedía que le ayudáramos a elegir cómo seguir su aventura.

 

Empezamos con el Gato (el de Dreamworks/Shrek y que tiene su propia serie original en la plataforma) luchando por conseguir un tesoro. Una vez se ha echo con él, descubre dentro del cofre un libro que lo absorbe y, aquí, es donde empieza nuestra historia.

El Narrador del cuento en el que ha caído el Gato se descubre pronto como el gran archienemigo de esta aventura interactiva en la que Netflix aprovecha para explicarnos, rompiendo la cuarta pared (cosa que harán frecuentemente durante todo el capítulo), su funcionamiento.

Tras cada escena, se abrirá ante nosotros el libro y veremos dos páginas con dos caminos distintos a seguir. ¿Luchar contra un Dios o contra un árbol? ¿una historia de piratas o Ricitos de oro?

Como veis, algunas elecciones son un poco locas. Y aquí entra lo MUY interesante, vais a ver cómo vuestros hijos ponen a trabajar su maquiavélica mente y van eligiendo por razones que seguro os sorprenden.

LA DECISIÓN DE LAURA

Como os he dicho, tanto el Gato como el Narrador tienen sus propias preferencias. Y el Gato es EL GATO CON BOTAS, un aventurero insaciable, le gusta el riesgo y vivir grandes historias. Así que Laura, en la primera elección, en lugar de buscar pelea con un Dios decidió ponerle a luchar contra un árbol.

Tal cual. “Jejejeje, voy a hacerle rabiar”. Y yo llevo riéndome desde ayer.

Una tras otra elección, veíamos como, efectivamente, Gato se molestaba un poco con nosotros.

En algunos momentos es posible que elijamos una aventura y al finalizar la escena no haya salido del todo bien y te pidan que elijas la otra, como toda buena aventura interactiva.

Terminamos la historia (el objetivo es salir del libro) siguiendo un camino y, al finalizar, el Narrador se picó con nosotros y nos dijo que habíamos logrado terminar gracias a que habíamos hecho cierta decisión, que si hubiéramos escogido la otra no habríamos logrado salir nunca. Aquí te da la opción de terminar y ya está o volver a aquél momento y ver qué pasa.

Ni que decir tiene que estuvimos bastante rato entretenidos eligiendo una u otra cosa en cada elección.

LA HISTORIA

A ver, sinceramente, la historia no vale un duro (para adultos). Pero ¿a quién le importa? Cuando os digo que me emocioné cuando apareció la primera decisión, lo digo de verdad. Me encanta estar junto a Laura cuando descubrimos cosas “nuevas”, sobre todo si me recuerdan a mi infancia y que se que ella recordará cuando sea mayor.

Así que bueno, la historia es un poco pfff, pero la niña disfrutó muy mucho y las interacciones del Gato con nosotros son bastante graciosas. Tendremos también en cuenta que esta es la primera prueba del sistema.

Por nuestra parte, estamos deseando que llegue la siguiente aventura.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

¡Comenta!
Por favor, introduce tu nombre aquí