Mondrian – El juego de dados

A la hora de ponernos a jugar con niños, lo primero es elegir un juego adecuado (bueno, esto es lo primero juegues con quien juegues). Un juego que les resulte vistoso, que llame la atención por componentes, tenga mecánica asumible y que además nos ayude a desarrollar algunas habilidades. Mira por donde, todo eso lo tiene Mondrian.

Mondrian fue un pintor que no creo que jamás se llegara a imaginar que algún día alguien (no un alguien cualquiera, por cierto, si no los creadores de Aloha Pioha) haría un juego de mesa sobre sus cuadros, muy famosos aunque algo… ejem… bueno, el arte es subjetivo.

Vamos, que esto lo hacía yo para entretenerme en el cole con los cuadernos de hojas cuadriculadas.

Pero ¡hablemos del juego!

Mondrian es un juego de dados, de 20 dados, para ser exactos, lo cual ya nos sirve para lo que comentábamos para ir llamando la atención de los peques. Cada jugador tendrá 5 dados y cada dado se lanzará al tablero, compuesto por cartas al estilo Mondrian, de una forma diferente.

Para conocer los componentes, podéis ver este vídeo:

JUGAMOS

Veamos que nos ofrece Mondrian a la hora de jugar con peques. Porque sí, aunque la edad recomendada (a la que ya sabemos que nunca hay que hacer caso) es de +10, no tengáis miedo de jugar con niños más pequeños.

A parte de la diversión (si no pa’ qué jugamos), Mondrian nos hace, con la tirada de dados, tomar decisiones, plantear una táctica, ya que tendremos que decidir qué tipo de carta queremos de cara al final del juego; una con muchos puntos, tal vez otra con muchos colores distintos, o quizá sea mejor centrarnos en buscar cartas de un mismo color para sumar más puntos al final.

Todo esto lo haremos tanto antes de tirar los dados como, si el dado cae entre dos cartas, al final del turno cuando tengamos que decidir cual de las cartas en las que está el dado queremos llevarnos.

Por supuesto, el punto fuerte, donde más nos va a ayudar en algunas edades, es en las sumas. Cada carta tiene un número, si el dado no lo alcanza, podremos usar una de las nuestras para sumar su número al dado y así poder llevarnos la que está sobre la mesa.

Al final del juego, además, también tendremos que sumar tanto la puntuación base de las cartas, como contar los cuadros de diferentes colores que tenemos y sumarle la puntuación especial que conseguimos si somos los que dominamos en cierto color.

Lo mejor, claro, es que veáis el vídeo para ver como Laura va haciendo todo esto que os cuento.

Mondrian, en definitiva, es un juego muy divertido (sobre todo a 4 cuando los dados empiezan a chocar unos contra otros demasiado a menudo), que es lo más importante en un juego que vamos a sacar con niños. Y si a eso le sumamos todo lo que hemos contado, pues se convierte sin duda en uno de esos juegos que me gusta ir regalando a familiares y amigos con niños.

Mondrian – El juego de dados
5 (100%) 1 vote

DEJA UNA RESPUESTA

¡Comenta!
Por favor, introduce tu nombre aquí