Monopoly Junior

Voy a empezar fuerte, con un secreto de esos inconfesables entre los jugones: me gusta el Monopoly. Y no entiendo por qué no debería gustarme. Es EL JUEGO de nuestra infancia. Que sí, que Heroquest, Hotel, y blablabla, pero el Monopoly, es el Monopoly.

Dicho esto, quiero dejar constancia de que no he sido yo el culpable de contagiar a Laura con dicho juego. Ya se encargaron nuestros queridos Ale y Sergio en el último cumple de la peque, y es que uno de los regalos que recibió fue… bueno, ya lo sabéis, lo pone en el título: ¡EL MONOPOLY JUNIOR!

UN VISTAZO POR ENCIMA

Al contrario que en otros juegos, aquí no os puedo contar la historia, básicamente porque no tiene más allá de que eres un personaje avaricioso que quiere hacerse con el mundo entero y arruinar a tus contrarios.

Una versión muy (¿demasiado? en seguida lo veremos) simplificada del clásico Monopoly.

  • ¿Quién? A partir de 5 años
  • ¿Cuantos? De 2 a 4 jugadores
  • ¿Durante? 10-15 minutos

COMPONENTES

· Empezamos por los simpáticos personajes de este de Monopoly Junior. Tenemos un perro, un gato un coche y un barco. Todos muy majos y de buena calidad, como es de esperar de Hasbro. Cada personaje cuenta, además, con un transfondo. Sí, ya que se incluye una carta para que los más peques se acuerden de qué personaje son (¿?) se aprovecha y por la parte de atrás viene el nombre y un pequeño texto sobre cada uno de ellos.

· Contamos, por supuesto, con un montón (90) de billetes de 1M. Quizá uno de los primeros fallos del juego, no ayudar a los más pequeños de la casa a aprender a manejarse con distintas cantidades teniendo que sumar y/o restar. Oportunidad perdida.

· Tenemos un dado, claro. Uno normalito, acostumbrados a los sorprendentes dados de HABA este es un poco “pluf”, pero bueno, cumple su función, que es la de salir rodando, caerse de la mesa y meterse bajo el sofá cada vez que se tira.

· Las cartas (20) de suerte. Llenas de “llévate casillas gratis”, “muévete a X casilla y llévatela gratis” y “por si no tienes suficientes cosas gratis, llévate otra más” (atención: licencia literaria de exageración).

· Las cartas de propiedad Los marcadores de propiedad. En Monopoly Junior no existen las cartas de propiedad, ni las hipotecas, ni las casas ni los hoteles. Cada personaje cuenta con 12 “señales” de vendido con el dibujo de su personaje.

· El tablero. Claro. Pequeñito, lo cual no es malo. El típico tablero de Monopoly, con su carcel, parking gratuito (que aquí no sirve de nada) y en el que en lugar de calles de alguna ciudad tenemos lugares como el museo, la pista de skate o una heladería.

Cómo se juega

Pues, si siguiéramos las reglas, difícilmente lo llamaría “jugar”. Según estas, tiras el dado, avanzas y si caes en una casilla de propiedad la tienes que comprar. Obligatoriamente. Por lo que el juego es un tira dados sin sentido, eliminando cualquier decisión del jugador. Así que, como hacemos nosotros en el vídeo, eliminamos esa regla y compramos sólo si queremos. Que sí, la mayoría de las veces puede ser que compres, pero imagina que tú caes en todas las propiedades y tu contrario va de suerte a parking gratuito pasando por una visita a la carcel. Te arruinas sólo por la obligación de comprar (true story).

Una vez dicho eso, cuando compras una propiedad no te llevas su carta. Como ya hemos dicho, no existen, simplemente añades tu marcador encima de la casilla para indicar es tuya. Si consigues las dos del mismo color, el jugador que tenga que caiga sobre una de ellas te tendrá que pagar el doble de lo que aparece en la casilla.

Y no tiene más historia. Las cartas de suerte en su mayoría son de conseguir casillas gratis y pocas de llevarte o soltar dinero y, cuando caes en la cárcel, simplemente pagas 1M y tiras el dado y te vas.

PENSAMIENTOS FINALES

Visto así parece que el juego es deleznable, que esté esperando a que mi cuñado me llame para hacer una barbacoa y aprovechar y tirarlo al fuego. Pero no, contra todo pronostico, es un juego divertido. Rara es la semana que Laura no me pide jugar, le encantan los muñequitos y, para qué engañarnos, arruinarme.

Aunque como siempre digo: cualquiera que lea mis reseñas pensará que no tengo criterio ninguno, que me gusta todo y que no soy nada crítico. Bueno, efectivamente criterio no tengo, pero os cuento mi secreto para que me gusten todos los juegos y divertirme siempre: juego con mi hija.

MONOPOLY JUNIOR

Monopoly Junior
5 (100%) 1 vote

2 COMENTARIOS

  1. Curioso que hayan hecho unas reglas tan simples, hacéis bien en “mejorarlas”. A nosotros nos ha pasado en bastantes juegos: a base de jugar, añadimos reglas nuevas para mejorar el juego.
    Gracias por la reseña.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Comenta!
Por favor, introduce tu nombre aquí