Pathfinder: el juego de cartas con niños

Lo primero que sientes al abrir la caja de “Pathfinder: El Auge de los Señores de las Runas” es miedo. Primero porque crees que viene defectuoso ya que sobre algo así como 4/5 partes de caja, aunque se te pasa al recordar que es la caja base y que ya la irás rellenando con las distintas aventuras que se venden por separado.

Luego vuelves a tener miedo cuando abres el manual y no te enteras de una… de nada.

Sí habéis venido aquí buscando información de cómo se juega, os voy a remitir a los que me enseñaron a mi a jugar mejor que el manual: La Mazmorra de Pacheco.

¿De qué voy a hablar yo entonces? (una pista, lo pone en el título). Pues veréis, el juego lo compré para tener algo a lo que jugar en mi mes de soledad. Uno de los pocos juegos que he comprado sin pensar en la niña, ya que es de edad recomendada +13 y, a parte de eso, un juego en el que necesitas saber leer.

Una vez volvimos a estar juntos, la niña ya había visto la caja por ahí rondando, me había preguntado por él, le insistí en que era para mayores y muy difícil (nada mejor para que se quiera interesar aun más). Y llegó el día en el que estaba dando vueltas por el salón y saqué el juego.

“¿Puedo jugar?”

Pues claro que sí. A ver, siéntate aquí. Mira, estos son los dos personajes con los que estoy viviendo una aventura. En esta ocasión, tras vencer a los malos, vamos a buscar tesoros y premios, pero con cuidado porque puede haber más malos escondidos.

Yo soy Valeros, un guerrero que lo mejor que sabe hacer es meter espadazos/hachazos, y tú vas a ser Lem, que lanza conjuros y es el más importante, porque además de hacer cosas por ti misma me ayudas en todo lo que no sea aplastar cabezas.


Ahora bien, ¿cómo juega una niña de 5 años que no sabe leer a un juego en el que tienes que leer las cartas? Pues leyendo tú, que seguro que no se os había ocurrido.

Bueno, a ver, el juego en si es muy fácil, se basa en explorar la localización (levantar una carta) y según lo que te salga llevar a cabo una acción tirando dados.

Así que, lo primero lo puede hacer perfectamente (y le encanta), explora la localización y BAM (como las cartas siguen un código de color puede saber qué tipo de carta es): UN MONSTRUO (por ejemplo).

Mención especial a cada vez que aparece un goblin y se escucha “¡un goblin, como los de “Dentro del laberinto!””

¿Segundo paso? ¡Tirar los dados! ¿A quién con 5 años no le gusta tirar 40 tipos de dados diferentes?. Le ayudamos a elegir el arma/conjuro con el que va a luchar y le decimos los dados que tiene que tirar y si tiene modificadores (en este caso sí porque mi partida ya va avanzada).

Así que tira el primer dado y suma los modificadores (a los profes de matemáticas les gusta esto) y seguimos así hasta que vemos que hemos superado (o no) la prueba.

¿Qué más puede hacer? Pues sabe, sin tener que leer, que existe un tipo de carta que te permiten volver a explorar. Eso sí, tiene que pensar si le vale la pena perder una carta pues la vida es nuestro mazo, así que dejamos que tome una importante decisión que le puede afectar en el futuro. Y no, no siempre van a lo loco.

En mi turno, por supuesto, dejo que tire los dados por mi, y si necesito ayuda en algo le digo las distintas opciones que tiene para hacerlo y ella puede elegir lo que quiera.

Pathfinder

¿Es recomendable jugar con niños?

Pues ya habéis visto que, en mi caso, sí. Y es una muy buena experiencia.

A pesar de la primera impresión es un juego bastante simple (que no plano o aburrido) así que no tarda nada en entender la mecánica.

Recordemos que, como cualquier juego de rol, Pathfinder es un juego cooperativo, por lo que formáis un equipo, y las alegrías son siempre mejor cuando puedes chocar con alguien tras aplastarle la cabeza a un bichejo.

Además, como hemos visto, nos ayuda con las matemáticas y con la toma de decisiones.

El juego base ya cuenta con una buena cantidad de personajes y aventuras (más las que puedes crear por ti mismo) como para que haya variedad y no se aburra. Nada más terminar la primera partida de mi aventura quiso hacer otra pero esta vez con un personaje propio y chica, claro, que otra cosa no, pero “uh, ah, las chicas son guerreras”.

Pathfinder: el juego de cartas con niños
5 (100%) 1 vote

1 COMENTARIO

  1. Moola. Aquí también adaptamos juegos de mayores a los niños. No queda más remedio. Como tu dices, todo lo de mayores les mola más jajaja

DEJA UNA RESPUESTA

¡Comenta!
Por favor, introduce tu nombre aquí