El pequeño Elliot en la gran ciudad

Por segunda vez en menos de una semana (me va a demandar por explotación, lo veo) el Ratoncito Pérez ha venido a vernos. Si en la anterior ocasión nos trajo un juego de mesa, del que ya os hablaré, en esta se ha decidido por otra de nuestras grandes pasiones: la lectura. Por lo que con la ayuda de Boolino nos ha dejado en casa “El pequeño Elliot en la gran ciudad“.

vampi

Un libro que empieza con una dedicatoria de las que emocionan, y es que la primera frase que lees cuando lo abres es: para cualquiera que se haya sentido insignificante.

El pequeño Elliot es un elefante. No porque lo diga yo, que también, es que la primera página del cuento en sí es esa. Y nos viene genial como primera lectura. El cuento sigue esa tónica general, frases cortas y concisas, para poder concentrarnos en lo que estamos leyendo. Ayudados siempre por dibujos enormes, en la mayoría de los casos a doble página

El pequeño Elliot en la gran ciudad

Ahora que ya sabemos que el cuento es una muy buena opción para ayudarnos en nuestras primeras lecturas, veamos de qué trata y si también resultará divertido a los más pequeños para leérselo antes de dormir.

Ser pequeño es un reto, ser pequeño en una gran ciudad es una odisea. Al pequeño Elliot, nuestro elefante con lunares favorito, le encanta vivir en la gran ciudad, pero a veces es difícil ser pequeño en un sitio tan enorme.

El pequeño Elliot en la gran ciudad

Un día, Elliot decide acercarse a la pastelería a por un cupcake, una de las cosas que más le gusta en el mundo, pero al ser tan pequeño nadie lo ve y no lo atienden, así que el pobrecillo Elliot vuelve a casa muy triste.

Por el camino, se fija en alguien aun más pequeño que él, un ratoncito que intenta coger comida de una papelera, pero a la que no llega. Así que nuestro Elliot se dirige hacia él y, trabajando en equipo, logran hacerse con un trozo de pizza.

El pequeño Elliot en la gran ciudad

Al día siguiente Elliot y Ratoncito se dirigen a la pastelería y, volviendo a formar equipo, logran por fin hacerse con el dulce. Elliot llega a casa con su ansiado tesoro pero, sobre todo, habiendo aprendido que hay algo aun mejor que un cupcake, ¡un amigo con el que compartirlo!

Un cuento con enormes dibujos para que los niños puedan mirar por todas partes, muy bonito y con un gran mensaje. Un cuento que tu peque querrá tener en su colección.

El pequeño Elliot en la gran ciudad

HAZTE CON ÉL

 

El pequeño Elliot en la gran ciudad
¿Te ha gustado el artículo?

3 COMENTARIOS

  1. ¿Cuántas páginas tiene? Por curiosidad. Las páginas son finas, ¿no? No para niños más pequeños… Cuando dices “primeras lecturas” dices, de verdad, las suyas, ¿no? Ay… se os hace mayor… 🙂

    • Son 44 páginas de gran tamaño. Y no, no son páginas acartonadas a prueba de niños muy pequeños.

      Y sí, claro, Laura ya está empezando a leer por su cuenta, así que ya mismo dejará de necesitarme :_(

      ¡Gracias por pasarte y comentar!

DEJA UNA RESPUESTA

¡Comenta!
Por favor, introduce tu nombre aquí