Rainbow Dash y el doble reto de Daring Do

Como ya sabéis poco a poco vamos dejando los cuentos atrás y nos adentramos en el maravilloso mundo de los “libros para mayores”. En esta ocasión, gracias a Boolino, lo hacemos aleteando y dejando en nuestros sueños una estela arco iris, pues nuestra protagonista no es otra que la alocada Rainbow Dash, de My Little Pony.

Lo primero y más importante: el libro mantiene el espíritu de la serie y los personajes están muy bien tratados, cada uno con su marcada personalidad.

RESUMEN

La aventura no podía empezar de mejor manera que en una cola de una librería. Sueño con que llegue el día en que Laura misma viva esa experiencia, como quizá muchos la hayáis vivido con, por ejemplo, Harry Potter. Y es que no hay nada como el amor por los libros.

Amor que Rainbow Dash muestra hacia la saga de su heroína favorita, Daring Do, de la que va a aparecer una nueva entrega y por lo que lleva todo el día esperando en la puerta para ser la primera en tenerlo.

Pero Rainbow Dash es una pegaso de culo inquieto, que dirían nuestras madres, así que destroza todo el decorado que Pinkie Pie había ayudado a montar con Plot Twist (el mejor nombre de la historia tratándose de la dueña de la librería). Pero eh, un mal menor teniendo en cuenta que fue por hacer una entrada brillante llena de cabriolas en el aire y volteretas.

En fin, que ahí tenemos a Rainbow Dash (aquí os habéis quedado ciegos seguro), que ya se ha leído el libro y está impaciente porque los demás ponis también lo hagan, pero es que todos tienen otras cosas que hacer. Así que entre Twilight y Fluttershy llegan a una gran idea, ¡hacer un club de lectura!.

Como no es cuestión de que os cuente todo el libro, os avanzo que acabamos en una situación en la que Rainbow Dash está decidida a demostrar que todas las aventuras de Daring Do son perfectamente reales, nada de fantasía, y para ello se expone ante toda Ponyville y acepta cualquier reto que le propongan.

Conforme los va superando, Rainbow Dash se va creciendo en confianza, pero también en ego, y cuando Ponyville necesita de verdad a una heroína por un pequeño problema de ladrones, espíritus malvados y “cosas de esas”, se lanza al peligro dejando de lado a sus amigas, aunque estas logran darle ciertos útiles que seguro le servirán más adelante.

Gracias a Rainbow Dash, descubrimos al fin, como ella misma dice, que por muy guay que pueda parecer ser valiente y atrevida, lo más valiente que puedes hacer es aceptar la ayuda de tus amigos, incluso cuando creas que no la necesitas.

CONCLUSIONES

Nos lo hemos pasado de fábula leyendo el libro (y encima hemos aprendido muchas cosas). Más o menos un capítulo cada noche (algunos son realmente cortos y hemos leído dos), llenos de momentos divertidos, como no podía ser de otra forma contando con Rainbow Dash.

Además el libro es toda una prueba a la capacidad de lectura, de los padres si son demasiado pequeños para leer solos o, de los niños. Con momentos en los que tienes que decir de carrerilla “Rarity, Applejack, Twilight, Pinkie Pie y Fluttershy”. Risas aseguradas.

También, hemos llegado a un punto que cualquiera que haya crecido con la influencia de las películas americanas desea llegar, y es que se duerma mientras le lees. Con los cuentos es imposible porque tiene mil dibujos que mirar, aquí aunque el libro tiene un montón de ponys dibujados por las páginas (en blanco y negro, tú sabrás si les dejas colorearlos), no hay que estar pendiente, por lo que desde el primer capítulo la acosté, apagué la luz y encendí una linternita para leerle.

No llega a dormirse del todo, que si no vaya gracia leerle para que no se entere de la historia, pero sí que se quedaba muy relajada, con los ojos cerrados y a un suspiro de caer.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

¡Comenta!
Por favor, introduce tu nombre aquí