Bye-Bye Oveja Negra – Mercurio

¿Sabéis ese amigo pesáo que todos tenemos? Pues los animales también tienen a uno de esos. Se reunen junto al estanque del zoo alegremente hasta que aparece ella y le dicen Bye-Bye Oveja Negra.

UN VISTAZO POR ENCIMA

Autor: Torsten Landsvogt | Ilustradora: Magdalena Markowska | Editorial: Mercurio

En Bye-Bye Oveja Negra tendremos que ayudar a los animales a formar grupos de tres sin que alguien (ejem, oveja) les moleste. Lo haremos robando cartas a los demás jugadores e intentando formar tríos en nuestra mano.

  • ¿Quién? Animalitos desde los 8 años
  • ¿Cuantos? De 2 a 5 ovejas
  • ¿Durante? Entre 20 y 30 minutos

COMPONENTES

¡CARTAS!

  • 1 de estanque
  • 78 cartas de animales
  • 11 especiales
  • 3 cartas especiales para reglas avanzadas

Cartas de buena calidad y, lo más importante, con unas ilustraciones espectaculares. Todos los animales son entre monísimos y super-monísimos.

Monería máxima

Las cartas de animales se dividen en 16 sets (animales) numerados del 1 al 16. Cada uno de los animales cuenta con 4 cartas.

CÓMO SE JUEGA

PREPARACIÓN

Colocamos la carta del estanque en el centro de la mesa. Esta servirá de carta de ayuda para recordarnos una regla básica.

Según el número de jugadores retiraremos (o no) cierto número de cartas tanto de set como especiales. Para 3 jugadores, por ejemplo, además de las ovejas negras, solo usaremos los sets del 1 al 12 y 2 águilas, 1 topo y la urraca ladrona. Retiramos a la caja todos los animales con los números del 13 al 16 y el resto de cartas especiales.

bye bye oveja negra juego de mesa reseña como se juega cartas mercurio sets
Cada tipo de animal va numerado

Mezclamos todas las cartas de set y repartimos 5 a cada jugador (en caso de ser una partida a 2 repartiremos una carta más). Con las cartas que sobren hacemos una pila bocabajo para robar.

A cada jugador se le entrega una oveja negra. La urraca ladrona se coloca boca arriba junto a la pila de robo. El resto de cartas especiales se mezclan y se reparte una al azar a cada jugador.

DESARROLLO

En nuestro turno primero tendremos que robar cartas a los demás jugadores. Podemos robar de la mano de cualquier jugador, de una en una, tanto como queramos. Las cartas que robemos las colocaremos en el centro de la mesa junto al estanque.

Dejaremos de robar en alguno de estos casos:

BYE-BYE OVEJA NEGRA: si robamos la oveja negra de otro jugador ¡se acaba el turno! Devolvemos la oveja a su legítimo dueño, cogemos todas las cartas que hayamos logrado bajar al estanque y las dejamos en nuestra mano.

Qué maja y simpática parece y qué poco la quieren

DECIDIMOS PARAR: podemos, voluntariamente, dejar de robar cartas. Será aquí cuando cogeremos todas las cartas que hayamos dejado en el estanque y pasemos a formar nuestros grupos de animales.

Podremos bajar tantas cartas a nuestra zona de juego (el zoo) como cartas hayamos robado menos dos. Fácil: si hemos robado 3 cartas bajaremos 1. Si hemos robado 2 cartas no bajamos nada. La carta de estanque nos ayudará a recordar esto.

Las cartas que bajemos pueden ser las que ya tuviéramos en la mano, las que acabamos de robar o una mezcla de ambas. Iremos formando nuestros grupos boca arriba de manera que los demás jugadores lo vean.

Al final de nuestro turno los demás jugadores robarán hasta volver a tener 7 cartas (8 si jugamos a 2). Si se tienen más de 7 al finalizar un turno no pasa nada, ni se roba ni se descarta.

CARTAS ESPECIALES

Las cartas especiales: águilas, topo y la urraca.

Recordad que al principio, además de la oveja negra, repartimos ciertas cartas especiales. Estos son sus efectos cuando se las robamos a otro jugador:

El águila: podemos preguntar al jugador al que se la hemos robado si tiene cierto tipo de animal. Si es así tendrá que bajarlo al estanque. Si no lo tuviera nuestro turno se acaba, teniendo la posibilidad de bajar cartas a nuestro zoo.

El topo: en este caso podremos mirar todas las cartas de la mano del jugador a quien se la hemos quitado y podremos robarle otra carta (no especial), dejándola en el estanque.

La urraca ladrona: como hemos dicho esta carta está en la mesa y la cogeremos si:

  • Un jugador coloca el tercer tipo de animal en su zoo.
  • Algún jugador coloca un animal en su zoo que ya exista en el de otro jugador.

Una vez en nuestra mano, si alguien nos la roba, la colocará en el estanque con el resto de cartas y, además, podrá elegir una carta de otro zoo (el nuestro o de otro jugador) y colocarla también en el estanque.

REGLAS AVANZADAS

Una vez que controlemos el juego podemos añadir otras tres cartas especiales:

La oveja blanca: cuando la robas podrás bajar inmediatamente una carta de tu mano al zoo.

La madre del cordero: coge una carta de la pila de robar y añádela al estanque.

El lobo: al robar al lobo tendrás que coger en el momento todas las cartas del estanque (menos el mismo lobo) y dejarlas a un lado. Luego sigues tu turno normal. El lobo, efectivamente, es la única carta junto a la oveja negra que fastidia a quien la roba, ya que corta la racha de cartas que podrás bajar tras robar del estanque.

FIN DEL JUEGO

El juego finaliza cuando un jugador haya logrado un determinado número de tríos en su zoo.

Para 2 jugadores deberemos tener 5 tríos, 4 para 3 jugadores y para partidas de 4 o 5 jugadores deberemos formar 3 tríos.

Bye-Bye Oveja Negra: PENSAMIENTOS FINALES

Lo que parecía «un juego más de buscar parejas/tríos» resulta no ser tal. Bueno, sí, hay que buscar tríos, pero si alguna vez habéis intentado hacer una partida de dos jugadores a este tipo de juegos sabréis que es imposible hacer que sea entretenido.

Sin embargo Bye-Bye Oveja Negra tiene una mecánica de robo que funciona perfectamente con cualquier número de jugadores. Lo disfrutamos mucho jugando a 3 (esa es otra, es suficientemente molón como para que mamá quiera jugar con nosotros) y también jugando los dos solos.

Sobre la edad, 8 años, creo que es bastante acertada. Quizá si el peque es muy jugón se pueda bajar a 7, pero tampoco forzaría mucho. Aunque no lo parezca hay que pensar bastante qué animales bajar, fijarnos en lo que han hecho los demás, en los que han pasado por el estanque, etc.

Un juego de caja pequeña y transportable, que se presta mucho a ir con nosotros cuando salimos gracias también a que permite hasta 5 jugadores. Además es fácil y rápido de explicar por lo que podremos jugarlo con todo tipo de gente.

Ilustraciones muy llamativas, una mecánica que funciona como un reloj y, en definitiva, mucha diversión gracias a Bye-Bye Oveja Negra.

Puedes comprarlo aquí o en tu tienda de confianza.

Bye-Bye Oveja Negra – Mercurio
5 (100%) 4 vote[s]

DEJA UNA RESPUESTA

¡Comenta!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Información básica sobre Protección de Datos

Responsable: Daniel Benavides
Finalidad: Moderar los comentarios a los artículos publicados en el blog.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: No se comunicarán datos a persona u organización alguna.
Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado.
Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web tangdenaranja.es