Duelo al sol – Fulgencio Pimentel

Os voy a decir directamente que Duelo al sol (Fulgencio Pimentel) es el mejor libro que tenemos en nuestra biblioteca. Es una obra de arte en el más extenso de los sentidos. Una maravilla de la mente y mano de Manuel Marsol que Laura lee casi cada día.

Viajamos al lejano Oeste. Sobre nosotros un sol abrasador. Sobre nosotros y sobre los protagonistas de este libro ilustrado: un vaquero y un nativo americano, cada uno a un lado de un río, retándose cara a cara.

Pero enfrentarse en un duelo al sol y en mitad de la nada a veces es complicado. Te puede distraer cualquier cosa. ¡Espera, se me ha posado un pájaro en la pistola, así no vale!

Pues eso. Complicado.

Lo que no es complicado es disfrutar de este libro ilustrado desde, más o menos, los dos años. Grandes páginas con un dibujo amplio y muy simpático. Un humor muy visual y un dialogo brillante que además, para los peques que están empezando a leer, está genial pues se concentra en poco texto y no se cansarán en su lectura.

Duelo al sol ha sido premiado por la Asociación de Librerías Sorcieres (ASLJ) y la Asociación de Bibliotecarios de Francia (ABF) con el premio Carrément Sorciere Fiction 2019, y por la Feria del Libro y la prensa juvenil de Montreuil con el premio Pépite 2018 al Mejor libro ilustrado. Y no me extraña nada.

Pero estos premios no se los han dado por las risas (que también). En la supuesta simpleza de Duelo al sol hay un mensaje muy profundo y con mucho peso: el del entendimiento. El de aceptar a los que (parece que) no son como nosotros. El propio Marsol comenta: “El uso del río tiene su significado: parece una distancia infranqueable que separa dos mundos, pero al final comprobaremos que cruzar al otro lado es más sencillo de lo que parece“. (Os recomiendo leer esa entrevista al completo).

La edición está cuidada al detalle y tiene detalles tan maravillosos como estos títulos de crédito.

Os decía al principio que Laura lo lee en cada ocasión que tiene posibilidad. Pero antes de darle un libro nuevo me lo leo yo primero. Y aunque su opinión es más importante que la mia, os digo que Duelo al sol es un libro que me hace sentir bien. Ese sol abrasador que se posa sobre nuestras cabezas no genera calor, irradia luz a nuestras vidas.

Compartir