El Monstruo de Colores – Devir

El monstruo de colores se ha hecho un pequeño lío con esto de las emociones. Acudimos a su rescate en este juego de mesa de Devir, que nos llega gracias a la Asociación Cultural Jugamos Todos, basado en el archiconocido libro de Anna Llenas del mismo nombre.

Puedes seguir leyendo, ver el vídeo o convertir el mundo en un lugar mejor haciendo las dos cosas

UN VISTAZO POR ENCIMA

Autores: Anna Llenas & J.M. Allué & Dani Gómez | Editorial: Devir

El Monstruo de Colores es un juego de tipo memory pero cuyo principal atractivo es la ayuda que presta a los peques a conocer las emociones y trabajar con ellas.

  • ¿Quién? Desde los 4 años
  • ¿Cuantos? De 2 a 5 emotivos monstruitos
  • ¿Durante? 20 minutos aproximadamente

COMPONENTES

El monstruo de colores juego de mesa anna llenas emociones componentes
  • 1 Tablero
  • 1 Monstruo de colores
  • 1 Niña
  • 1 Dado
  • 8 Tarros para guardar las emociones
  • 2 Estantes para poner los tarros
  • 5 Fichas de emociones

Grandes fichas de madera las de el monstruo de colores y la niña, para que los peques las puedan manejar bien. El sistema de los tarros para guardar las emociones está chulísimo.

CÓMO SE JUEGA

PREPARACIÓN

Desplegamos el tablero y colocamos a El Monstruo de Colores y a la niña en la casilla rosa (también conocida como AMOR). En las demás casillas dejamos la ficha de cada color.

Los tarros por un lado tienen el dibujo que nos indica a qué emoción pertenecen. Los pondremos en los estantes de manera que no veamos esto.

El monstruo de colores juego de mesa anna llenas emociones tarros

DESARROLLO

Tiramos el dado y pueden pasar varias cosas.

Si obtememos un 1 o un 2 movemos a El Monstruo de Colores tantos espacios como nos indique el dado. También nos puede aparecer la espiral, con la que nos podremos mover a cualquier casilla del tablero. Una vez en una casilla, el jugador activo tendrá que contar algo que le haga sentir la emoción de esa casilla.

LAS EMOCIONES

Las emociones con las que trabajamos en el juego de El Monstruo de colores son, como en el libro:

  • Rosa – Amor
  • Amarillo – Alería
  • Negro – Miedo
  • Rojo – Rabia
  • Azul – Tristeza
  • Verde – Calma

Si caemos en la casilla amarilla (ALEGRÍA) podremos decir “jugar en familia me hace sentir alegre”.

A continuación elegimos un tarro y le damos la vuelta. Si es del mismo color que la ficha que hemos conseguido introducimos esta en el tarro. Si el tarro es de otro color le volveremos a dar la vuelta y lo dejaremos en el estante.

El monstruo de colores juego de mesa anna llenas emociones tarro
Si en la parte trasera el color del tarro coincide con la ficha, introdúcela en él.

Pero ¡cuidado! Hay tarros que tienen las emociones mezcladas, si damos la vuelta a uno de estos tarros tendremos que dejarlos girados y además coger otros dos tarros y cambiarlos entre ellos de sitio.

El monstruo de colores juego de mesa anna llenas emociones tarro revoltijo

Si en algún momento acabamos con los tres tarros multicolor girados, tendremos que liberar todas las emociones y volver a empezar.

Por suerte tenemos la ayuda de la niña. Cada vez que en el dado nos aprezca la cara de la niña la moveremos a la misma casilla donde esté el monstruo y podremos ayudarle a aclararse con las emociones girando uno de los tarros multiculor.

Esto también sucederá cuando el monstruo se mueva hasta la casilla en la que se encuentre la niña.

¿Y si una casilla no tiene ficha?

En algún momento acabaremos en una casilla en la que no haya ficha, ya sea porque ya nos hemos hecho con ella o porque es la casilla inicial (AMOR). Entonces expresaremos igualmente algo que nos infunda ese sentimiento y volveremos a tirar el dado.

FIN DEL JUEGO

Cuando hayamos logadro capturar las 5 emociones, habremos ganado.

EL MONSTRUO DE COLORES:
PENSAMIENTOS FINALES

Como habréis podido comprobar la mecánica es muy simple, suficiente para que puedan jugar los peques desde los 4 años, PERO la parte importante del juego es sin duda lo que pasa cuando caes en una de las casillas.

Con El Monstruo de Colores entenderemos mejor a nuestros hijos, ellos se entenderán mejor si mismos y, por supuesto, nosotros también tendremos que expresarnos por lo que nos escucharán y entendrán como nos sentimos, ayudando a la empatía entre toda la familia.

Un juego que sin duda es digno del nombre que lleva, siguiendo los pasos del increíble cuento en el que se basa.

Compartir