Ghosts of the Moor – 2Tomatoes

Nos adentramos en un tenebroso pantano en busca de tesoros. Pero ¡cuidado! tendremos que evitar (o no) a los escalofriantes fantasmas y, sobre todo, el resto de buscadores de tesoros que querrán dejarnos en la ciénaga. Esto es GHOSTS OF THE MOOR, de 2Tomatoes.

UN VISTAZO POR ENCIMA

Autores: Wolfgang Kramer & Michael Kiesling | Ilustraciones: Nate Call| Editorial: 2Tomatoes
  • ¿Quién? Buscadores de tesoros desde los 8 años
  • ¿Cuantos? De 2 a 5 exploradores
  • ¿Durante? Aproximadamente 30 minutos

COMPONENTES

  • 1 Tablero
  • 25 peones de explorador (5 por color)
  • 25 fichas de tesoros perdidos
  • 7 fantasmas
  • 6 planchas de madera
  • 1 dado
  • 5 marcadores de objetivo

CÓMO SE JUEGA

Ghosts of the moor es una carrera por conseguir los mejores tesoros pero en la que tendremos que pensar más que correr.

PREPARACIÓN

Escogemos un color y colocamos en el tablero nuestros exploradores, que variarán dependiendo del número de jugadores (2 jugadores = 5 exploradores, 3j = 4e, etc…)

Cada jugador recibe también una ficha de tablón de madera. Otra de ellas se mezcla con las fichas de tesoros y fantasmas y si sobra alguna la guardamos en la caja.

Cogemos todas las fichas restantes (la del tablón de madera, tesoros y fantasmas) y las repartimos por el tablero sin orden concreto: 2 en cada casilla verde y 1 en las casillas marrones.

Al final del tablero colocamos los 5 marcadores de objetivo de manera descendente. Arriba el 6, luego el 5, etc.

Y ya estamos listos para jugar a Ghosts of the Moor.

DESARROLLO

En tu turno has de lanzar el dado y mover uno de tus exploradores exactamente el número de casillas que este indica. No vale, como en otros juegos, mover menos de lo que te ponga el dado.

Ahora bien, cada vez que te muevas y abandones una casilla (en la tirada inicial no, claro) debes coger la ficha de la casilla de la que te has ido, siempre y cuando no haya otro explorador en ella. Así será como te harás con los tesoros.

Al final del juego, los tesoros te darán puntos de la siguiente manera:

  • 5 fichas iguales de tesoro = 15 puntos
  • 4 fichas = 10 puntos
  • 3 fichas = 6 puntos
  • 2 fichas = 3 puntos
  • 1 ficha = 1 punto

Además de eso, los fantasmas están numerados y , al final de la partida, te restarán tantos puntos como indique su ficha.

Llegará un momento en el que tengas que avanzar hacia una casilla en la que no haya fichas y, aquí, tendrás que decidir si poner tu tablón de madera o no, ya que al abandonar una casilla sin fichas tendrás que dejar atrás alguno de tus tesoros.

Si en la casilla hay, por ejemplo, un hueso dibujado, deberás dejar una de tus fichas (las fichas se sueltan en la casilla más cercana a la meta que esté vacía) con el mismo dibujo. De no tener el mismo tipo de tesoro que el indicado en la casilla, podrás dejar un fantasma y, en caso de no tener tampoco fantasmas, dejarás 2 fichas de cualquier tipo.

Por eso es muy importante pensar y requetepensar qué explorador vas a mover y donde, porque es posible que en alguna ocasión hasta te interese coger fantasmas pensando en luego soltarlos en alguna de las casillas vacías en la que caigas.

Cuando uno de tus peones llegue al final del tablero podrás coger una de las fichas de objetivo, que te darán tantos puntos como señale la ficha.

FIN DEL JUEGO

Una vez que todos los exploradores de todos los jugadores hayan llegado a la casilla final se cuentan los puntos y, oh sorpresa, el que más tenga ganará.

Contamos los puntos como he indicado antes, contando las fichas de tesoros, añadiendo los puntos de las fichas de objetivo final que hayamos conseguido (si hemos conseguido alguna) y restando los fantasmas.

Si existe un empate, el jugador que más planchas de madera (que no dan puntos) tenga ganará.

GHOSTS OF THE MOOR: PENSAMIENTOS FINALES

Tras una primera lectura de las reglas creía que nos íbamos a encontrar un «tira el dado y dale pa’lante» y poco más. Tras la primera tirada de dado, sin embargo, todo cambió.

Ghosts of the Moor es mucho más de lo que aparenta, un juego muy sesudo, en el que tienes que pensar mucho pero muchísimo qué movimiento vas a hacer y cómo va a repercutir en el futuro de tus exploradores.

Aunque puede que parezca que estoy diciendo que el juego tiene una dificultad extrema, nada más lejos de la realidad. Lo único que necesita es de tiempo y capacidad de análisis.

Con 8 años, que es la edad recomendada, los peques lo van a pillar seguro. Laura aun no llega a esa edad (pero es muy jugona, claro) y efectivamente tras tirar el dado por segunda vez, cuando ya hay que pensar si mover el explorador que tienes en el tablero o meter uno nuevo, empezó a tomarse su tiempo en ver todas las opciones y a pensar a largo plazo, haciéndolo muy bien.

Ghosts of the Moor es un juego que ha logrado hacer algo que no es muy normal: sorprenderme en la primera partida dándonos mucho más de lo que esperaba encontrar.

Sin duda un acierto seguro si buscáis un juego en el que los niños tengan que darle un poco más al coco de lo que estamos acostumbrados en otros juegos. Y que es divertido, claro, eso siempre.

Ghosts of the Moor – 2Tomatoes
5 (100%) 5 vote[s]

DEJA UNA RESPUESTA

¡Comenta!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Información básica sobre Protección de Datos

Responsable: Daniel Benavides
Finalidad: Moderar los comentarios a los artículos publicados en el blog.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: No se comunicarán datos a persona u organización alguna.
Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado.
Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web tangdenaranja.es