Los Futbolísimos – El juego de cartas

Los Futbolísimos, de Roberto Santiago, es, no hace falta que os lo diga (pero lo voy a hacer), uno de los grandes éxitos de la literatura de nuestro país. Con 17 libros, un musical y una película, tan sólo faltaba un juego de mesa de Los Futbolísimos ¡y aquí está!

Juego de mesa de los furbolísimos

UN VISTAZO POR ENCIMA

Autor: David de Juan | Ilustrador: Enrique Lorenzo
  • ¿Quién? Desde 7 años
  • ¿Cuantos? De 2 a 4 jugadores
  • ¿Durante? 15′ aprox.

A Los Futbolísimos les pasan cosas rarísimas, ya lo sabéis, y en esta ocasión les llega una extraña invitación al torneo “Campo 4”. Como son unos “echaos pa’lante”, deciden aceptar y acudir a tan misterioso torneo, con unas normas de juego muy diferentes a los partidos a los que están acostumbrados.

COMPONENTES

¡CARTAS!

juego de cartas de los futbolísimos

Entre ellas encontraremos:

  • 50 cartas de juego
  • 24 de balón
  • 12 cartas de portería
  • 4 maravillosas cartas de ayuda

Por suerte, cada vez es más normal ver juegos que traen cartas de ayuda para cada jugador y que, de un vistazo, podamos saber qué efecto tiene cada carta. Jugando con peques es importante, ya que no tendrán que preguntarnos dejando al descubierto su mano.

CÓMO SE JUEGA A
LOS FUTBOLÍSIMOS

Para ganar en Campo 4 tendrás que ser quien más balones de su color tenga en la portería.

Usa las cartas de juego para conseguir meter gol, defenderte e inluso robar balones de otras porterías. Y, por supuesto, contaremos con nuestro querido portero Camuñas.

PREPARACIÓN

Salimos al Campo 4 y nos preparamos para vencer de la siguiente manera:

  • Cada jugador elige un color y coge las porterías, colocándolas bocabajo delante suya, en orden, y la carta de ayuda de dicho color.
  • Barajamos las cartas de juego y formamos un mazo con ellas. Hacemos lo mismo con las cartas de balones, que colocaremos en otro mazo a su lado.
  • Repartimos 3 cartas de juego a cada jugador y elegimos quien empezará

Atención, dependiendo del número de jugadores deberemos dejar fuera un denerminado número de cartas:

Para 2 jugadores incluiremos en el mazo de juego 5 porteros. Dejaremos 8 en partidas de 3 jugadores y, para partidas de 4 personas, pondremos los 10 porteros.

DESARROLLO

El desarrollo de juego es muy sencillo: jugaremos una carta o descartaremos tantas como queramos. Al final del turno, volveremos a robar hasta tener 3 cartas en la mano.

Como hemos dicho, en nuestra zona de juego tendremos la portería bocabajo. Cuando todos los jugadores tengan las 3 partes de la portería volteada, el juego finalizará. Hasta que eso ocurra, tendremos que hacernos con balones y dejarlos en nuestra zona d ejuego. Pero recordad, sólo los de nuetro color puntuan.

Para todo esto, tenemos que saber qué tipo de cartas tenemos en juego:

Portero. Camuñas, nuestro guardameta, puede realizar 3 acciones, dependiendo del momento de juego en el que estemos.

  1. La función principal del portero es voltear una parte de nuestra portería.
  2. Una vez que nuestra portería esté completamente terminada (con las 3 partes bocarriba), puedes usar a Camuñas para girar la portería de otro jugador.
  3. De nuevo, si tenemos nuestra portería terminada, podremos usar al portero para defendernos cuando un defensa intente quitarnos un balón de la portería. Si usamos esta opción, no robaremos carta hasta que pase nuestro turno.

Defensas. Si juegas una carta de defensa, podrás robar un balón de cualquier color de una portería diferente a la tuya (claro). Pero cuidado, los porteros pueden impedir esta acción.

Delanteros. Roba una carta del mazo de balones y colócalo en tu zona de juego.

cartas los futbolísimos
Portero, defensa y delantero.

Banquillo. Esa carta es el típico comodín. Podrás usarla como delantero, defensa o portero.

Árbitros. Dásela a otro jugador para que pierda su turno.

VAR. Con esta acción podemos descartar un balón. Coge uno de cualquier jugador y color y mételo bajo el mazo de balones.

Banquillo, árbitro y VAR

Barrera. Coloca la barrera en tu zona de juego y, durante toda una ronda, evitará la acción de cualquier carta que jueguen contra ti. Cuando te toque de nuevo, descártala.

Falta. ¡Cuidado! Esta carta irá dando vueltas por las manos de los jugadores. Podrás deshacerte de ella cambiándola por una carta de otra persona, pero nunca descartarla. Si al final de la partida tienes la falta en tu mano, ¡tendrás un punto menos!

Campo 4 los futbolísimos
Barrera y falta.

FIN DEL JUEGO

El juego termina, como hemos dicho, cuando las tres partes de la portería de cada jugador está girada. En ese momento contaremos cuantos balones de nuestro color tenemos en nuestra zona de juego y, quien más tenga, ganará.

Si hay empate, contad el número de balones totales.

LOS FUTBOLÍSIMOS
PENSAMIENTOS FINALES

Para nosotros, el juego de cartas de Los Futbolísimos ha sido toda una sorpresa. Partidas muy rápidas y dinámicas con las que nos hemos divertido mucho. Y es que, cada vez que nos hemos puesto a jugar, no hemos podido dejarlo en una única partida.

El juego tiene una buena carga de estrategia con el asunto de las porterías. Por un lado, si giras las tres partes de la tuya podrás defenderte con el portero pero, quizá, si alguien lo ha logrado antes que tú, no sea buena idea, ya que podrías acelerar el fin de la partida, algo interesante solo si tienes una buena ventaja en el número de balones de tu color.

Con Camuñas podrás girar tu portería, la de un contrario y defenderte.

Tendremos que tener en cuenta también que, si hay muchos balones de nuestro rondando por la mesa de juego, no deberíamos usar delanteros para sacar más del mazo, ya que es poco probable que sean de nuestro color y lo único que conseguiremos es facilitarle a los demás jugadores el acceso a los de su color.

Además, aunque sea un juego de cartas en el que estamos robándonos y haciendonos maldades (con el VAR y la Falta sobre todo) no hemos tenido en ningún momento una sensación de “interacción negativa entre jugadores” o “fastidio”.

En definitiva, un juego que nos ha parecido muy agil y divertido (imprescindible hacer sonidito de silbato y gesto cada vez que sacamos el VAR o al árbitro) y del que podremos disfrutar en cualquier momento y lugar, gracias a su tamaño y corta duración (a no ser que seais como nosotros y juguéis una tras otra hasta el infinito y más allá).