Pozimus – De pócimas, duendes y un gato

¿A quíen no le ha pasado que está en su casa tranquilamente preparando unas pócimas y han llegado los duendes y la han liado? Lo normal, vaya. En Pozimus, los duendes se han puesto a jugar con los ingredientes mágicos y a cambiarlos de sitio y ahora no hay manera de hacer una pócima en condiciones.

Y, por si con los duendes no tuvieramos bastante, sí, también hay un gato rondando que se sienta encima de los ingredientes.

UN VISTAZO POR ENCIMA

Pozimus es un juego de memoria y estrategia en el que tendremos que completar nuestras pociones antes que el resto de jugadores/as.

Autores: J.M. Allué & Dani Gómez | Ilustrador: Dany Molero | Editorial: Cayro
  • ¿Quién? Desde los 6 años
  • ¿Cuantos? De 2 a 5 personas
  • ¿Durante? 20′ aprox.

COMPONENTES

Componentes juego de mesa pozimus
  • Tablero
  • 10 cubiletes
  • 16 fichas de ingredientes
  • 15 pociones
  • 2 dados

Cayro nos tiene acostumbrados a materiales muy vistosos, ideales para jugar con peques. En esta ocasión, destacan los cubiletes (geniales para el juego libre, además).

El arte de Dany Molero es muy divertido y aporta un buen toque al juego.

CÓMO SE JUEGA A
POZIMUS

En Pozimus vamos a intentar que los duendes nos hagan caso y vayan moviéndose por las estanterías para conseguir las recetas adecuadas y completar nuestras pociones. Sin olvidarnos del gato, claro.

PREPARACIÓN

Colocamos una ficha de ingrediente, al azar, en cada casilla del tablero. A continuación colocamos los 10 cubiletes tapando tal número de ingredientes y al gato encima de otro de los ingredientes.

reseña juego de mesa pozimus

Repartimos 2 pociones mágicas a cada persona ¡manteniéndolas ocultas!

DESARROLLO

Antes de empezar debemos fijarnos que, en los cubiletes, hay dos duendes, cada uno con el color de pelo distinto.

En nuestro turno, lanzamos los 2 dados y tras ello cambiaremos 2 cubiletes, que coincidan con alguno de los colores de la tirada, de sitio. Siempre a una casilla sin cubilete ni gato.

Ejemplo: en la tirada sacamos rojo 🔴 y azul 🔵. Podremos mover cualquier cubilete que tenga un duende rojo y otro cubilete que tenga un duende con el pelo azul.
pozimus cayro reseña

Pero, además, si hubiera un cubilete que tiene la combinación de duendes rojo/azul, podremos hacer un tercer movimiento gratuito.

En cualquier momento de la partida, si un jugador comprueba que los ingredientes para hacer su pócima están a la vista (no están tapados por cubiletes ni por el gato), puede gritar ¡POZIMUS! y mostrar su ficha de poción, dejándola a su lado en la mesa.

pozimus como se juega

Cuando completemos una pócima, robaremos otra y continuaremos el juego, teniendo ahora la opción de usar la pózima completada y sus poderes.

FENOMENALES PODERES CÓSMICOS

En nuestro turno podemos aplicar el efecto de las pócimas completadas. Tales efectos son, según su color:

pozimus cartas juego de mesa
Amarillo: puedes mirar bajo un cubilete antes de move
Verde: lanza un dado extra
Rojo: puedes ignorar uno de los dados y elegir el color que quieras

TIRADAS ESPECIALES

Podemos encontrarnos con 3 situaciones especiales al lanzar los dados:

😼 Gato: moveremos al gato, que se sentará encima de otro ingrediente

⭐️ Estrella: es un comodín. Podremos mover un cubilete cualquiera o al gato

🔴🔴 Doble color: si sacamos en los dos dados el mismo color, destaparemos dos cubiletes que tengan ese color (no pudiendo obtener el tercer movimiento de cubilete por la combinación).

como se juega pozimus cayro

FIN DEL JUEGO

Pozimus finaliza cuando uno de los jugadores/as logra 3 pociones, ganando así la partida.

POZIMUS
PENSAMIENTOS FINALES

El tándem Allué & Gómez nos ha dado ya varias alegrías. Pozimus es un juego sencillo de aprender/explicar. De hecho, en esta ocasión fue Laura la que se leyó el manual y nos lo explicó antes de jugar.

Un juego muy vistoso, como suele ser habitual en Cayro, y que no por ser fácil de aprender quiere decir que no vaya a suponer ningún reto. Tendremos que estar pendientes tanto de los ingredientes que necesitamos como de los movimientos que hacen los demás jugadores, pudiendo imaginar qué necesitan e intentar taparles sus ingredientes a la vez que descubrimos los nuestros.

Un juego en el que podemos jugar casi en igualdad de condiciones entre pequeños y mayores (“casi” porque sí, una vez que se tapa una ficha con el cubilete, se me olvida completamente qué hay debajo) con el que nos hemos divertido y que cuenta con una temática que siempre atrae a los más peques.