Princesa Jing – Tranjis Games

Roberto Fraga es sin duda uno de los autores de juegos familiares que más nos gusta. Juegos en su mayoría “muy locos” y divertidos (más o menos como es él) pero en esta ocasión con Princesa Jing nos ofrece algo más sosegado y estratégico. Un juego abstreacto para dos jugadores que llega a nuestro país de la mano de Tranjis Games.

UN VISTAZO POR ENCIMA

Autor: Roberto Fraga | Ilustradora: NaÏade| Editorial: Tranjis Games

¡Un palacio puede convertirse rápidamente en un laberinto para una princesa que intenta escapar para encontrar el amor!

Tendrás que hacer que tu princesa se encuentre con el capitán de la guardia, su amado, a la vez que mueves a tus espías (espejos) para encontrar a la princesa contraria y evitar que llegue a su destino.

  • ¿Quién? Habitantes de palacio de 8 años o más
  • ¿Cuantos? 2 jugadores
  • ¿Durante? Entre 15 y 30 minutos

COMPONENTES

Los más bonitos jamás desplegados sobre un tablero:

  • El tablero
  • 25 biombos
  • 2 princesas
  • 2 doncellas
  • 4 portadores del espejo
  • 6 capitanes
  • Otros 6 animales legendarios
  • 6 cartas de objetivo secreto

Si estáis preocupados por el aguante de los biombos, tranquilidad porque están muy bien construidos y el juego trae una magnífica cuna en la que guardarlo todo de manera magnífica.

CÓMO SE JUEGA A PRINCESA JING

– PRINCESAS A LA FUGA –

Este es el modo básico del juego, con el que empezaremos para familiarizarnos con su funcionamiento.

PREPARACIÓN

Elegimos qué color queremos ser y cogemos 5 biombos vacíos cada uno. En ellos, sin que nos vea nuestro oponente, claro, colocamos a la princesa, a la doncella y a un portador del espejo.

Ahora colocamos los 15 biombos vacíos en las filas centrales del tablero y las 5 anteriores en la fila más pegada a nosotros, en el orden que queramos manteniendo siempre el secreto ante el otro jugador.

Por último cogemos uno de nuestros capitanes (da igual cual) y lo colocamos en el lugar central de la entrada al tablero del lado del adversario.

DESARROLLO

Durante nuestro turno hay dos posibles pasos.

– Mover un biombo (obligatorio)

En este paso obligatorio realizaremos una de las dos siguientes opciones

1 – Intercambiamos la posición de un biombo por el de otro adyacente (pudiendo ser en perpendicular o diagonal).

Ahora bien, ¡no se puede rotar el biombo! Y tampoco podremos deshacer el movimiento anterior del contrincante (que podemos entrar en bucle ahí y no acabar nunca).

2 – Retirar una princesa o un portador del espejo mágico

Si tememos por la seguridad de nuestra princesa o del portador, cogeremos al que queramos mover, se lo mostramos al contrincante (que tras verlo cerrará los ojos) y lo intercambiaremos por un biombo vacío de la primera fila.

– Señalar uno de los biombos del oponente (opcional)

Tras la primera acción obligatoria podemos (o no) señalar uno de los biombos del tablero indicando que en él está la princesa del contrario.

Si la princesa está, efectivamente, en el biombo señalado, el jugador deberá trasladarla a la fila inicial (como hicimos en el paso 2 de la fase de turno anterior). El jugador que ha averiguado donde estaba la princesa podrá jugar entonces un turno extra.

Pero si señalamos un biombo y en él no está la princesa, el jugador contrario será quien juegue un turno extra.

COSAS A TENER EN CUENTA

Los portadores del espejo son nuestra mejor opción para averiguar dónde está la princesa del contrario. Iremos moviéndolos por el tablero intentando (disimuladamente) ver en su reflejo a la princesa del contrario.

Pero tendremos que tener cuidado, ya que dependiendo del ángulo del que miremos igual a quien encontramos es a la doncella, que varía en poco con el diseño de la princesa, y nos equivoquemos al señalar un biombo.

FIN DEL JUEGO

Nuestro objetivo, claro, es unir a la princesa con el capitán, por eso el primer jugador que logre colocar a su princesa justo enfrente de él, ganará el juego.

– LOS ANIMALES LEGENDARIOS –

Una vez que controlemos la mecánica básica de Princesa Jing, deberemos pasar a el modo “experto”, el cual hace las partidas más interesantes.

El juego es básicamente igual que – PRINCESAS A LA FUGA – pero en esta ocasión colocaremos a tres capitanes en cada lado del tablero y deberemos averiguar cuál de ellos es el amor secreto de la princesa.

Para ello esta vez cogemos 10 biombos vacíos y en ellos, además de la princesa, la doncella y a dos portadores del espejo, incluimos dos de los animales legendarios a nuestra elección, dejando en secreto el que no hayamos cogido para que el contrario no lo vea.

Colocamos los biombos sabiendo que la princesa y la doncella debe n ir en la primera fila, el resto los podemos repartir entre esta y la segunda. Tras esto, robaremos una de las cartas de Objetivo Secreto y la dejamos bocabajo delante nuestra.

El juego se desarrolla de la misma manera que hemos visto con anterioridad solo que tendremos que buscar los animales legendarios. Cuando hayamos visto los dos (por el espejo de un portador) podremos comprobar en nuestra carta de Objetivo Secreto, qué capitán es al que debemos acudir.

Además de esto tendremos, durante el turno del oponente, una posible acción especial:

Parálisis Impresionante

Si el contrario coloca su princesa delante de uno de nuestros portadores del espejo y la vemos, gritaremos ¡PRINCESA JING! muy a lo loco y señalando el biombo.

Tras comprobar que la princesa efectivamente se encuentra ahí, el jugador que la ha encontrado tendrá 5 TURNOS (así, en mayúscula y en negrita) para realizar acciones e intentar ganar.

¿Demasiada ventaja? Bueno, es que si señaláis el biombo y resulta que no está la princesa, ¡perdéis automáticamente!

Ni que decir tiene que, si tras colocar a la princesa delante del capitán nos hemos equivocado de amado, también perderemos.

PRINCESA JING: PENSAMIENTOS FINALES

Tras ¡Adiós Calavera! Tranjis vuelve a presentarnos un juego a dos jugadores pero, en esta ocasión, más asequible a la hora de jugar en familia que el anterior.

Y es que aquí la estrategia principal es saber disimular. Una partida de mentirosos que moverán biombos vacíos intentando hacer creer que la princesa va por un sitio cuando en verdad se acerca por el contrario.

Tras leer las reglas tuve mis dudas de cómo funcionaría con la niña, pero tras las primeras partida todas se disiparon. Por supuesto es normal si al principio se les nota un poco cuando mueven a su princesa o cuando miran al espejo para saber qué tienen delante, pero tras unas cuantas partidas empiezan a plantear sus propias estratégias y darse cuenta de que la mejor forma de ganar no es mover siempre a la princesa hacia delante.

Siempre decimos que para que los niños jueguen a algo (y quieran repetir) el juego no sólo debe ser entretenido, también debe entrar por los ojos. Y este lo hace, ¡y cómo lo hace!. Tanto la presentación en el tablero, que llama muchísimo la atención, como el sistema de los espejos hacen que nuestros peques se vean enseguida atraídos por el juego y quieran una y otra partida.

Compartir