Un rey de quién sabe dónde – A fin de cuentos

Es realmente increíble como con tan poco alguien puede transmitir tanto. El argentino Ariel Abadi consigue con un puñado de personajes en unas escasas 13 páginas algo que no voy a poder transmitir suficientemente bien en una reseña más larga que el cuento que leemos hoy: Un rey de quién sabe dónde (A fin de cuentos).

Un rey de quién sabe dónde

Aquí tenemos al señor rey. Un rey de quién sabe dónde. Pero tras él no sólo tenemos al rey de otro reino, sino también al rey de otro otro reino. Y cuando hay demasiados reyes, demasiadas personas con poder, ya sabemos que es lo que puede pasar.

El problema, es que no sólo hay gente que ya ostenta el poder, también están los que lo desean. Como por ejemplo el “memueroporserrey”.

Como iba diciendo, cuando demasiada gente quiere el poder, ya sea en sus diferentes reinos o en nuestro grupo de amigos del cole, suceden cosas que no deberían suceder. Pero que suceden y tienen consecuencias.

Por supuesto, pocos pueden salir bien parados de tal asunto. Quizá el que mejor lo tenga es el “cualquier cosa menos rey”, al que le importa más ser feliz y divertirse que las absurdas luchas de poder, el querer demostrar su valía y el quedar por encima de los demás.

Otros, se llevarán una lección.

Lección que aprenderán nuestros peques, los no tan peques y hasta nosotros mismos, pues Un rey de quién sabe dónde no tiene edad. Un cuento que podremos descubrir en cualquier momento y recibir ciertas lecciones dependiendo del momento de la vida en el que nos encontremos.

Todo eso, con gracia, mucha gracia, pues es lo que transmiten las ilustraciones que casi no necesitarían el poco texto que nos encontramos. Un cuento de los que te sacan una sonrisa mientras lo lees pero que te dejan pensativo al terminar y te plantea muchas cuestiones y, lo mejor de todo, conversaciones más que interesantes con los niños.

Esta reseña de Un rey de quién sabe donde es algo extraña, lo sé, alejada quizá de lo que suelo hacer, pero no podía ser de otra forma, ya que ninguno de los cuentos que habían entrado antes a casa han sido tan poderosos como este.

Un rey de quién sabe dónde – A fin de cuentos
5 (100%) 2 votes